Lectura de libros en España: pobres cifras y perfil de lectores

0
183
lectura tradicional de libros

Ahora vivimos en un mundo tan digital en el que la tecnología está omnipresente en todos los ámbitos cotidianos que algunas tareas como leer están cayendo en el baúl de los recuerdos. No nos referimos ni al periódico ni a los apuntes de clase que estamos obligados a empollar para poder aprobar un examen. Hablamos de la lectura de libros, esa que cada vez va quedando más en el olvido como una actividad de tiempos remotos. Cuando no existían los smartphones, las aplicaciones digitales enfocadas al entretenimiento ni tantas videoconsolas como actualmente.

Hábitos como este de coger un libro han ido evolucionando en la sociedad española hasta el punto de que en el año 2018 un serio porcentaje de españoles no tocó ni uno (40 %). Hemos indagado en cuáles pueden ser los motivos de ello. Aunque el último Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2019 -que elabora la Federación de Gremios de Editores (FGEE)- nos ofrece datos reveladores. Destaca, sobre todo, que casi un tercio de la población no leyó nunca el año pasado (ni en formato digital). ¿Por qué? Pues el 49,1 % culpa a la falta de tiempo. Y es que las ajetreadas vidas que muchos llevan en su rutina entre trabajo, estudios, familia y otros tipos de ocio así lo justifican.

Leve mejoría y mujeres más lectoras

Eso sí, no todos son malas noticias para el sector, pues el informe señala una leve mejoría en los índices de lectura de libros respecto al año 2018. Un 1,3 % subió la cifra de personas que sacaron minutos (u horas, depende de cada caso) para desconectar de su realidad y sumergirse en una historia escrita. Si bien es cierto que este dato es muy pobre, sí cabe recordar que desde 2010 ha ido subiendo en 8,2 puntos porcentuales. Luego ya si atendemos a la frecuencia lectora… La conclusión que extraemos es que solo la mitad de los españoles son amantes de esta actividad al practicarla diariamente.

Por otro lado, resulta curioso hacer hincapié en que las mujeres son más lectoras que los hombres (68,3 % frente al 56 %). El perfil del empedernido en este campo es mayor de 55 años. Los jóvenes entre 14 y 24 años también son más lectores que, por ejemplo, personas que a partir de esa edad arrancan su vida laboral. En resumen, este es el estado actual de la lectura de libros que, recordamos, incluye los de formato digital.